Defensas costa andaluza 93: Murallas musulmanas de Málaga

Ya hemos visto la Torre vigía costera de las Palomas y aludido a la desaparecida Torre de San Telmo, ambas del último cuarto del siglo XVI. También hemos aludido al buen número de fortificaciones levantadas en los siglos XVII y XVIII para la defensa del puerto malagueño, de las que sólo quedan restos visibles del fuerte de San Catalina.

Pero las principales fortificaciones que nos ha legado la historia son las de origen musulmán: las desparecidas murallas de la ciudad, la Alcazaba y el castillo de Gibralfaro. Añadiremos también las torres vigía y alerta que rodeaban la ciudad también de origen musulmán.

Málaga en 1575. Grabado de Braun-Hogenberg

Las desaparecidas murallas musulmanas de Málaga

Málaga fue fenicia, romana, visigoda e incluso bizantina. Pero alcanzó su esplendor (y en lo que a este blog afecta: sus murallas) en época nazarí.

En un primer momento de la época musulmana, su importancia durante el emirato es relativa frente a otras localidades vecinas como Bezmiliana (en la Axarquía) o Archidona, que era capital de la cora de Rayya (demarcación administrativa que correspondía aproximadamente a la actual provincia de Málaga).

Pero con el califato omeya de Córdoba, Málaga se convierte en capital de la cora debido a la importancia de su puerto y a la intensa actividad comercial.

Málaga adquiere una aún mayor importancia durante la crisis del califato con la dinastía Hammudí. Durante este período llegó a alcanzar más de 20.000 habitantes, siendo una de las urbes más densamente pobladas de toda la península ibérica.

Pero su máxima expansión la alcanza en la época nazarí durante la que fue la principal ciudad del reino de Granada tras la propia Granada. La Málaga nazarí corresponde al modelo clásico del urbanismo islámico medieval, constituido por la medina, alcazaba, castillo, arrabales y alrededor torres almenara que completaban la defensa.

La muralla en torno a la medina malagueña fue erigida en el siglo XI, en período califal, conservando su trazado sin alteraciones durante varios siglos, pese a que se realizaron obras importantes en el siglo XIII y XIV. El perímetro amurallado de esta época rodeaba lo que en la actualidad se considera el centro histórico malagueño partiendo de la Alcazaba y terminado en esta sin llegar a rodearla. La muralla constaba de dos lienzos de muro, un paso de ronda en altura y un antemuro exterior o barbacana de menor altura. A lo largo de su recorrido se situaron un buen número de torres defensivas y disponía de un foso excavado en su perímetro norte y oeste.

Destacaban en este perímetro las principales puertas: la de Granada, la de Antequera, la de las Atarazanas, la del Mar, la del Baluarte de la Nave, la de los Siete Arcos y la de Espartería. Y una serie de estructuras defensivas como el Puente fortificado al arrabal sobre el Guadalmina, las Atarazanas, la Torre Gorda y el castillo de los Genoveses.

Recreación de Málaga en 1487, cuando es conquistada por los Reyes Católicos

En 1487 el Rey Fernando logró superar todas esas estructuras defensivas. Pero para ello tuvo que asediar la ciudad durante varios meses a lo largo de los cuales se cortó el suministro de alimentos a la población, que terminó rindiéndose el 13 de agosto de 1487, entrando los reyes triunfalmente el 18 de agosto. El rey Fernando decidió aplicar un castigo excepcional a los vencidos por su resistencia negándoles una capitulación honrosa. La población (excepto unas pocas familias) fue castigada en su totalidad condenadas a la esclavitud o a pena de muerte. Sin comentarios.

Tras la conquista de los Reyes Católicos en 1487 la muralla conservó su función defensiva. En un primer momento por convertirse en plaza fronteriza frente al Reino Nazarí de Granada y posteriormente por constituirse en puerto fronterizo, base militar y lanzadera de operaciones de ambos reinos(Aragón y Castilla) en África e Italia.​

Restos de muralla en Vincci Selección Posada del Patio 5

En el siglo XVII la muralla fue reparada en varias ocasiones, hasta su abandono y posterior desmantelamiento en el siglo XVIII. Primero desapareció el foso, al perder la muralla su función militar, y se permitió la construcción de viviendas sobre él. Esta medida facilitó a su vez la progresiva desaparición de la propia muralla, al empezar a construirse casas en sus espacios aledaños.

Hoy sólo quedan restos de lo que fueron unas defensas imponentes. La mayoría de ellos se encuentran bajo los edificios. Si se quieren saber dónde están o visitarlos, se puede acudir a esta web.

Restos de la muralla rescatados en calle Carretería

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: