Defensas costa andaluza 63: Castillo San Miguel Almuñecar

Un poco de historia de Almuñécar

Almuñécar tiene una larga y rica historia, que conviene repasar antes de entrar al castillo de San Miguel.

Ya para el 1.500 ac hay pruebas de la presencia de culturas de la Edad del bronce. Los fenicios a finales del siglo IX se establecen aquí y crean toda una estructura urbana en la colonia de Sexi, de forma que cuando a finales del s. III ac lleguen los romanos, encontrarán una ciudad bien estructurada, con una pujante economía basada en la salazón de pescado, fabricación de garum y moneda propia, a la que remodelarán construyendo templos, teatro y acueducto.

En tiempos de al-Ándalus, el ilustre viajero al-Idrisi, al descubrir la ciudad, ya mencionaba las ruinas de tiempos anteriores. En el año 755 desembarcó en el puerto de Hins al-Monaca Abderramán I, quien fundaría un año más tarde el Emirato de Córdoba.

Para el siglo XI ya era una de las principales ciudades de la costa, produciendo caña de azúcar, plátanos, pasas, cereales, todo tipo de frutos y buena pesca. La ciudad disponía de puerto pesquero, arrabales o barrios extramuros, mercados y una mezquita mayor. También fue una ciudad y fortaleza destacada durante el reino nazarí, cuyos reyes la frecuentaron, pasando largas temporadas en su fortaleza.

Toda la costa firmó capitulaciones en 1489 por las que pasaron a depender de la corona de Castilla. La falta de respeto de estos acuerdos originó rebeliones en las Alpujarras y otras partes del antiguo reino de Granada. En el transcurso de estas en 1569 Almuñécar estuvo a punto de ser tomada por el jefe morisco Aben Aboo.

En el siglo xix Almuñécar fue duramente castigada por el ataque de los piratas turcos, obligando a su población a trasladarse a lugares más seguros en las montañas próximas.

El castillo de San Miguel

Los restos más antiguos del castillo son dos albercas o cisternas de época púnica. De la época romana se conservan una cisterna, muros escalonados, y en el interior del recinto, hay restos de tumbas de una necrópolis tardorromana, y pavimentos.

Planta del castillo. Modificación sobre el plano de por Antonio Almagro Gorbea

El castillo que construyeron los musulmanes del emirato es sensiblemente triangular, adaptándose al espolón rocoso en el que se asienta. Luego fue ampliado en época del reino nazarí.

La etapa constructiva correspondiente a los siglos X y XI (emiral y califal), se reconoce por el empleo del hormigón ejecutado con la técnica de la tabiya, de la que quedan restos en tres lienzos de muralla y dos torres. La correspondiente al periodo nazarí, se distingue por el empleo de muros y torres de fábrica de mampostería, reforzando las esquinas de las últimas con sillares. Con estos tipos quedan restos en un lienzo de muralla y en cuatro torres, así como la torre del homenaje y los paños que arrancan a ambos lados de ella. Esta última, de planta cuadrada, está situada frente a la puerta actual de acceso al castillo.

De todas formas, no son muchos los restos de época musulmana porque las obras de remodelación llevadas a cabo en tiempo de Carlos V derribaron, ocultaron y enmascararon la mayor parte de la fortificación nazarí. En esta época se levantó una impresionante obra defensiva hacia el norte formada por cuatro potentes torres semicirculares y puerta de acceso al recinto, a la que se accede mediante un puente (que fue levadizo) sobre un amplio foso

Todo este frente presenta troneras y merlones construidos con ladrillo. También se reconstruyó con el mismo material algunas partes de los muros este y oeste, se levantó una gran batería para la artillería sobre las estructuras anteriores que cierran el recinto por la zona sur y se edificó la coracha que unía con el peñón de San Cristóbal, que quedó interrumpida por el actual paseo marítimo y las construcciones de apartamentos actuales.

En total el perímetro del recinto está compuesto por 9 lienzos de muralla y 11 torres.

Durante la guerra de independencia, en 1812, los ingleses lo volaron para desalojar a los franceses, quedando muy dañado y prácticamente abandonado.

De 1851 a 1977 pasó a convertirse en cementerio municipal. En la actualidad, es propiedad del Ayuntamiento de Almuñécar y es la sede del Museo Histórico de la ciudad. También en el año 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural

A finales del siglo pasado comienzan las obras de remodelación y acondicionamiento, pero las reformas más profusas se hacen a partir de 2005. Se le instalan varias salas expositivas y un estupendo museo interactivo que merece la pena visitar. Aparte de por ello porque es un castillo espectacular desde el que además se pueden contemplar unas preciosas vistas de toda Almuñécar

Un corto video sobre el castillo de Almuñécar en Youtube. Saber más sobre el castillo de Almuñécar, en Legado Nazarí

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: