Castelo de Belmonte

Construido sobre un inselberg (un monte aislado) en la cara oriental de la Serra da Estrela, el «Castelo de Belmonte» fue erigido en el contexto político de poblamiento y afirmación del poder real portugués en la región, emprendido por D. Sancho I entre finales del siglo XII e inicios del siglo XIII, en pleno proceso de conformación de la frontera oriental en los inicios de la nacionalidad portuguesa frente a los intereses territoriales del vecino reino de León.

Belmonte Alfredo Roque Gameiro 1921
Castelo de Belmonte. Alfredo Roque Gameiro 1921
Belmonte Postal 1938
Postal Castelo Belmonte. 1938

En 1199 aquel monarca transfirió para Belmonte el Foral que anteriormente (en 1194) el obispo de Coimbra había concedido a la cercana Centum Cellas, privilegiando su situación en altura, más adecuada a los fines político-militares regios. La construcción del castillo constituía una garantía de seguridad para las poblaciones que se fueron estableciendo alrededor.

Datará de este período la hipotética edificación por el soberano del recinto amurallado, sensiblemente semejante a lo que hoy podemos ver. Esta cronología es confirmada por la moderna investigación arqueológica, que comprueba la existencia del castillo a finales del siglo XII e inicios del siglo XIII, con la demolición de casas en su interior, mientras que la población se desarrollaba extramuros.

 

La Torre del Homenaje se fecha en cambio en la segunda mitad del siglo XIII por iniciativa de los obispos de Coimbra, que veían en el Castillo de Belmonte un baluarte de defensa de sus intereses particulares, frente a las pretensiones territoriales del nuevo obispado de Guarda. Un enfrentamiento de intereses obispales que durante los siglos XIII y XIV provocó no pocas querellas, hasta la resolución definitiva del conflicto en 1392, a través de la permuta entre la Catedral de Coimbra y Martin Vasques de Cunha.

En todo caso, tras la firma del Tratado de Alcañices (1297), con la consiguiente transferencia de las fronteras hacia el este, el castillo perdió importancia estratégica y por tanto su importancia militar.

 

En la segunda mitad del siglo XIV, con los conflictos luso-castellanos acaecidos durante el reinado de D. Fernando y los producidos con la crisis dinástica de 1383-1385, el Castillo de Belmonte recuperó alguna importancia político-militar. De estos enfrentamientos recibió algunos daños, que llevaron a D. João I a conceder al obispo de Coimbra autorización para reclutar veinte homiziados (huidos de la justicia) para poblarlo y restaurarlo. También tras la confiscación real del señorío sobre el castillo nombró a su primer alcaide, Luis Álvares Cabral, en 1398.

Belmonte Castelo-8
Vista desde el Sur sobre el caserío

La reconstrucción incluyó entonces la creación de una entrada en codo que todavía hoy conserva. En 1466 D. Afonso V creó la alcaidía mayor del castillo, entregándola a título hereditario, junto con el señorío sobre la villa y su término, a Fernão Cabral, nieto del primer alcaide y padre del famoso descubridor de Brasil, Pedro Álvares Cabral.

Aunque conservando su función militar, esta se volvió secundaria, pues la casa propietaria, los Cabral, llevaron a cabo transformaciones durante do o tres generaciones para adaptar el castillo a residencia señorial fortificada. Por todo el perímetro amurallado actual fueron adosándose construcciones que definieron un edificio con patio central, alrededor del cual se fueron estructurando las áreas de residencia, recaudación y servicios.

Belmonte Castelo-11
Vista desde Levante

Fue entonces cuando se abrieron las ventanas existentes en la muralla oeste, formando parte de la casa palaciega, entre ellas la bellísima ventana manuelina que fue construida durante la segunda decena del siglo XVI por Dña. Joana Coutinho.

A mediados del siglo XVII un violento incendio arrasó la parte residencial del pazo cabralino, que fue abandonado en cuanto polo de poder y ostentación de esta importante familia de la Beira.

Durante los siglos XVIII y parte del XIX el castillo será utilizado como granero y recaudación de las rentas de los Cabral en la región. Fue en ese momento cuando le fue añadido el edificio existente a la derecha de la entrada. Este edificio funcionó, a principios del siglo XX, como prisión

En 1927 fue declarado Monumento Nacional. Actualmente el castillo está adaptado como estructura cultural, como museo y anfiteatro al aire libre.

Belmonte Planta (Copiar)
Planta Castelo Belmonte. Elaboración propia sobre Guía IPPA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: