Fortificações de Évora

La historia de Évora y su fortificación

De la rica y antigua historia de Évora imposible pretender realizar siquiera un buen resumen que cupiese en una entrada de blog.

Évora 1503
Representación de Évora hacia 1503

Cierto es que sabemos que la ocupación humana de la región se remonta a más de cinco mil años, como testimonian monumentos megalíticos tan contundentes como la Anta del Zambujeiro o el Cromeleque de los Almendres. Lo que no se ha demostrado es la ocupación en esa época del área que ocupa hoy la ciudad de Évora antes de la llegada romana.

Los primeros documentos son efectivamente de los cronistas romanos. Évora fue elevada a la categoría de municipio bajo el nombre de “Ebora Liberalitas Júlia“, título honorífico concedido por Julio César, y de Augusto recibió el título de “Ciudad de derecho latino”.

No descuidarían los romanos la fortificación de la ciudad. La ciudad fue rodeada por una muralla, que muchos atribuyen al general Sertorio en el siglo I a.C., pero que probablemente sería recrecida en el siglo III en un contexto de amplia inestabilidad política del Imperio.

Tampoco descuidaron la fortificación los visigodos y, desde luego, tampoco los musulmanes a partir de su conquista en 714 por Abd al Aziz ibn Musa, primer “wali” del Al-Andalus. En 913, Ordoño II de Galicia cercó la ciudad y, gracias al mal estado de las murallas, la conquistó y masacró a la población. La ciudad fue repoblada por aliados del emir de Badajoz, de la que dependía, y la muralla fue reconstruida siguiendo el primitivo muro romano.

Bajo el dominio musulmán la ciudad conoció un nuevo período de esplendor económico y político, gracias a su ubicación privilegiada. Este desarrollo se registró en los siglos XI y XII y llevó a la ciudad a suplantar la importancia de Beja, que había sido la urbe musulmana más importante en el primer milenio en esa región. Fuentes cristianas de finales del siglo XII afirman que Évora poseía dos alcázares (castillos), el viejo y el nuevo.

La ocupación cristiana se produjo en 1165 por la acción de Geraldo sem Pavor, responsable de la conquista de varias localidades alentejanas. Se inauguró así una nueva etapa de crecimiento de la urbe, que llegó al siglo XVI como la segunda ciudad en importancia del reino.

El crecimiento de la ciudad fuera de la primitiva cerca musulmana llevó a la construcción de una nueva cerca de murallas en el siglo XIV. El inicio de estas significativas obras se desarrolla en el reinado de Alfonso IV de Portugal (1325-1357), monarca que aquí residió por largos períodos y de donde partió para la batalla del Salado (1340). Documentos en la Cancillería de Pedro I de Portugal son los primeros en mencionar la cerca de la villa, refiriendo trabajos en la barbacana, fosos y muros.

Esas obras estarían concluidas en la época del reinado de Fernando I de Portugal (1367-1383), lo que lleva a algunos autores a referirse a la defensa externa de la villa como “cerca fernandina”. Esta Cerca sería ampliada en el reinado de Afonso V (1438-1481),

SIPAImagesiglo xvii
Fortificaciones de Évora hacia el siglo XVII

El siglo XVI podríamos llámalo “el siglo de Oro” de Évora, al convertirse en uno de los más importantes centros culturales y artísticos del reino. A partir de João II de Portugal (1481-1495), y especialmente durante los reinos de Manuel I de Portugal (1495-1521) y João III de Portugal (1521-1557), Évora fue favorecida por los monarcas portugueses, que aquí pasaban largas estancias. Familias nobles (Vimioso, Cordovil, Gama, Cadaval y otras) se instalaron en la ciudad y erigieron palacios. D. Manuel I le concedió el Foral Novo en 1501 y construyó patios reales en Évora, en una mezcla de estilos entre el mudéjar, el manuelino y el renacentista. João III ordenó la construcción de la Iglesia de Gracia, templo renacentista donde planeó ser sepultado, y durante su reinado fue construido el Acueducto del Agua de Plata por Francisco de Arruda. En esa época vivieron en la ciudad artistas como el poeta García de Resende, los pintores Frei Carlos, Francisco Henriques, Gregório Lopes, el escultor Nicolau de Chanterene, y eruditos y pensadores como Francisco de Holanda y André de Resende.

En términos defensivos, en el siglo XVI, el primitivo vano de arco perfecto de sillería, que permitía el acceso norte de la cerca, fue sustituido por otro, dadas las reducidas dimensiones del primero. En este siglo, la Puerta de la Alagoa fue cedida por Sebastián I de Portugal en 1571 para mirador de las monjas del Convento de Santa Helena del Monte Calvario.

M.Évora-8
Torre de la Cerca Nova

En el siglo XVII, durante la guerra de Restauración, se construyó la Cerca Abaluartada convirtiéndola en una plaza fuerte. Pese a ello en 1663 fue tomada brevemente por las fuerzas españolas bajo el mando de D. Juan de Austria, momento en que la puerta de Alagoa fue arruinada.

M.Évora-13
Paños de murallas hacia el noreste

Ya en el siglo XIX durante la guerra contra los franceses, Évora, insuficientemente guarnecida y con falta de municiones, no pudo resistir al ataque de las tropas napoleónicas bajo el mando del general francés Louis Henri Loison.

En el siglo XIX, las murallas medievales fueron preservadas en gran parte, pero de las antiguas entradas sólo la Puerta de Avis se mantuvo. En 1845 el vano del siglo XVI que permitía el acceso al norte fue demolido y sustituido por el actual, por donde pasa el tráfico de la carretera de Évora a Arraiolos; posteriormente, en 1880, la Puerta del Raimundo fue demolida y también sustituida.

Paños de muralla de poniente

En el siglo XX se construyó un anillo viario alrededor del perímetro de la muralla, lo que ha ayudado claramente a su preservación.

Desde 1922 el conjunto de las murallas de Évora: la Cerca Velha (romana, árabe y cristiana), la Cerca medieval o Nova, y la Cerca abaluartada, se encuentran clasificadas como Monumento Nacional.

Évora, que algunos definieron como ciudad-museo, es testimonio de diversos estilos artísticos, dotada que fue, a lo largo del tiempo, de obras de arte. De este modo, desde 1986, su conjunto del Centro Histórico de Évora se encuentra clasificado como Patrimonio Común de la Humanidad por la UNESCO y como Monumento Nacional desde 2001.

Como se ha dicho la ciudad de Évora dispuso de tres circuitos amurallados que se sucedieron en el tiempo: la llamada Cerca y Castelo Velho de la Alta Edad Media (romano-godo); la Cerca Nova de la baja Edad Media (siglo XIV); y el de la Edad Moderna, bajo el sistema Vauban (siglo XVII).

Fortificaciones de Évora. Elaboración propia

La Cerca Velha

Se conoce como Cerca Velha al primer perímetro de murallas construido por los romanos en época indeterminada pero probablemente en los primeros siglos de la era cristiana. Con ligeras variantes protegió la ciudad también en los períodos visigodo, árabe y los primeros siglos cristianos hasta el reinado de D. Afonso IV.

El muro del viejo burgo tenía un perímetro de unos 1080 metros con forma de pentágono irregular. Estaba constituido por muros con fosos, pontones militares y elementos constructivos de los siglos III, IV, VII, X y del siglo XII, estos ya del período portugués. Disponía de cuatro puertas protegidas por grandes torreones. Dentro de esta Cerca se encontraba el Castelo con grandes muros y torreones típicos de esa época medieval.

A pesar de las demoliciones gravísimas hechas en tiempo del rey D. Fernando entre 1380-83, para aprovechar sus materiales en la construcción de la Cerca Nova, así como otras destrucciones posteriores, se conservan algunas torres y paños completos que atestiguan, por su robustez y apareamiento de cantería, la época primitiva de su edificación.

Del Castelo se conservan algunos trozos significativos de altos muros y torres. Habría que incluir aquí:

T.Pentagonal-1
Torre Pentagonal en el Palacio de los Cadaval

Las torres del Palacio de los Cadaval, especialmente la potente TORRE PENTAGONAL, de base 10×8,5m., una de las más importantes piezas de la red militar de la ciudad, llegando a ser designada como la antigua torre del homenaje del castillo.

Las torres incluidas en el Palacio de los Condes de Basto (São Miguel), entre ellas la TORRE DOS CAPITAES o la llamada TORRE DE SERTORIO

Torre Sertorio David Freitas 1950
Torre Sertorio, en el complejo del Palacio de los Condes de Basto. Foto de David Freitas hacia 1950
T.CondesBasto-2
Torre de los Capitanes en el Palacio de los Condes de Basto

Y la TORRE DEL CONVENTO DEL SALVADOR, un reducto cuadrangular de 13,20 m. de altura, con base cuadrangular de 9,60 m. y compuesta por muros bastante sólidos de granito. Inserta en la Cerca Velha, su construcción data de mediados del siglo XIV, si bien tiene probables orígenes romano-visigodos.

C.Salvador Wiki
Torre del Convento del Salvador del Mundo. Fotografía Wikipedia

En cuanto a la Cerca se incluirían:

La llamada TORRE QUADRANGULAR, que una antigua tradición eborense atribuye al rey visigodo Sisebuto. Pero los trabajos arqueológicos sitúan su construcción en época romana tardía, siglo III. Aunque desde luego a lo largo de los siglos ha sufrido sucesivas transformaciones, como las ventanas y bóvedas de los pisos cubiertos.

T.Quadrangular-1
Torre Quadrangular

El denominado ARCO DONA ISABEL corresponde a una de las puertas de la ciudad romana de Ebora. Esta estructura militar, civil y pública fue edificada entre finales del s. II y los inicios del s. III. C. Construida en cantería de granito llegó hasta nuestros días sólo el amplio vano de la muralla de la ciudad. Tiene 4,5 m de altura y 4 m de ancho, en arco de vuelta perfecto y compuesto por 29 sillares colocados en cuña.

Arco Romano D. Isabel Eduardo Estellez
Arco Romano de Dona Isabel. Foto Eduardo Estéllez

Las torres que flanqueaban las PORTAS DE MOURA, separadas por 5m y ambas con base de 6m x 4,5m. A la torre occidental de 15m. de altura se accede por escalera circular de granito incorporando además la capilla dedicado a São Manços.

P.Moura-1
Torres que defendían las Puertas de Moura

La Cerca Nova

Constituida por los paños de muralla y torres erguidos entre los siglos XIV y XV, la Cerca Nova tenía más de 4.000 metros de perímetro con sus 11 puertas, 40 torreones, barbacana, fosos… Delimitaban las 50 hectáreas de la engrandecida ciudad medieval.

Afortunadamente se conservan buenos trozos de cortina, 16 torreones y 6 puertas, siendo los más representativos los de la banda occidental de la cerca.

Se conservan las siguientes puertas:

La PORTA DOS MOINHOS DO VENTOS. Esta es una de las 11 puertas de la ciudad que en su tiempo se abrían en la muralla medieval y aquella que se ha conservado con menos modificaciones.

P.MoinhoVento-1
Porta de los Moinhos do Vento

Subsiste la PORTA DE AVIS que es de las más antiguas de la ciudad pues ya existía en 1381. Fue muy maltratada durante el reinado de D. João III, pero ante la llegada de la reina D. Catarina de Austria, en 1525, la Cámara ordenó su reparación mediante un impuesto especial a los mercaderes. El monumento es flanqueado por una torre de planta rectangular y por la Ermita de Nuestra Señora del Ó, inserta en la estructura amurallada. En 1804, la Puerta de Avis sufrió una intervención de restauración y consolidación, registrada en lápida conmemorativa en el friso.

Portas de Avis

P.Avis (litografia,1839-1847)
Porta de Avis. Litografía sobre 1840

La PORTA DE LAGOA, la actual es de finales del siglo XV, enclavada en un repliegue del muro hacia el sur y formada por arco de granito de medio punto con duelas redondeadas y ábacos enmarcados, muy salientes.

Portas de Lagoa o Alagoa

Entre ella y el torreón inmediato se encuentra el POSTIGO DE PENEDOS, abierto en el año 1645 para conexión entre esta y el Fuerte de los Penedos, ya demolido.

Portas de Alconchel

La PORTA DE ALCONCHEL, que ya existía en 1402, era de las principales de la ciudad y por ella se hacían normalmente las entradas públicas y solemnes de los reyes, arzobispos y otros personajes de algo. De aquí empezaba la carretera de Lisboa. Por eso su gran torre recibió la designación de Homenaje.

La PORTA DO RAIMUNDO, existía desde 1408, pero fue demolida en la década de 1870. En la década de 1880-90 la Junta Distrital de Évora realizó arreglo revivalista en cantería con almenas de fantasía, apoyadas en pilastras almohadilladas que es lo que hoy vemos.

P.DonRaimundo-1
Porta Don Raimundo

La cerca abaluartada seiscentista

El conjunto seiscentista está constituido por los baluartes que envuelven la ciudad medieval para dar respuesta a los avances artilleros y construida según el modelo Vauban. Tuvo su origen fundamentalmente en la Guerra de Restauración de la Independencia durante 28 años (1640-1668). Sufriendo innumerables modificaciones en su diseño, participaron los más renombrados nombres de la ingeniería militar de la época, como Jean Gillot, Nicolau de Langres, Bartelomy Zanit y Pierre de Saint-Colombe, Simão Joquet y Jean Brivois, etc…

De esta magna obra realizada durante bastantes decenios, subsisten un buen número de baluartes en diferentes estados de conservación

B.Principe
Baluarte del Principe
B.Lippe
Baluarte del Conde Lippe

BALUARTES DO PRÍNCIPE E DO CONDE DE LIPPE. Fueron delineados por el ingeniero Nicolau de Langres y se colocó la primera piedra en 1651. Son el trecho más sólido e imponente de toda la obra seicentista. Están relativamente bien conservados, reforzados angularmente por robustas esquinas de granito, tienen garitas de base cónica y cuerpo cilíndrico. Hoy acogen un jardín público y pequeño arbolado.

B.Picadeiro
Baluarte do Picadeiro
B.Aça1
Baluarte do Aça

BALUARTES DO PICADEIRO E DO AÇA. Defendían el Quartel de Dragões. El primero -llamado también DO CASTELO- se encuentra mejor conservado. Fue diseñado por el ingeniero D. Diogo Pardo de Osório de similares características y con garitas como el anterior. Se empezó en torno a 1663 y estaba listo para 1680. En cambio, el de AÇA se encuentra en peor estado, muy aterrado y sin garitas

B.Machede
Baluarte de N.S. de Machede

BALUARTE DE MACHEDE. Situado en la parte oriental de la Cerca, actualmente se encuentra muy ahogado por los movimientos de tierras modernas. Construido en albañilería barata y tapial, es de los más antiguos de la Cerca, pues comenzó en la década de 1640-50, bajo la supervisión de los ingenieros franceses Charles Lassart y Jean Gillot.

B.Apostolos
Baluarte dos Apostolos

BALUARTE DOS APÓSTOLOS OU DE JESUS. Hoy situado en la parte exterior y bastante deteriorado -conserva apenas la cortina frontal-, unía el baluarte de Machede con el Forte de São Bartolomeu. Fue diseñado por el ingeniero Pierre de Saint-Colombe poco después de 1660 y ya estaba completo en el año 1680.

F.SaoBartolomeu
Forte Sao Bartolomeu

FORTE DE S. BARTOLOMEU. Trabajo realizado con materiales pobres o mal concebido, se encuentra en lastimoso estado de conservación. Padrastro de la puerta de Avis, fue de los primeros en ser erigido en las horas febriles de las visitas del rey D. João IV y del mariscal D. Teodosio, su hijo; quedó totalmente arruinado durante los asedios de 1663 y sólo se restauró después de 1670, ya integrado en los planos del ingeniero D. Diogo Pardo de Osório.

Forte de Santo Antonio

El conjunto de la cerca era completado por una serie de Fuertes en el exterior de las mismas, como el citado de SAO BARTOLOMEU, el Fortín de PENEDOS, derribado en el siglo XIX, y sobre todo el FORTE DE SANTO ANTONIO. Esta era la más poderosa obra militar y llave de la ciudadela, pues constituía un reducto avanzado y centinela vigilante de las carreteras de Lisboa, Arraiolos y Estremoz, con guarnición permanente en tiempo de guerra. Esbozado en su primera fase entre 1650-1660 por el teniente general Nicolau de Langres, fue totalmente rehecho después de las campañas de 1663 bajo la superintendencia del gobernador de la ciudad Agustín de Andrade Freire, en 1665.

F.SantoAntonio-1
Entrada del Forte de Santo Antonio

De tipo Vauban, está constituido por un cuadrado de cuatro baluartes en cuña pronunciada consolidados con cantería en las esquinas y de magistral muy reforzada. Conserva la puerta primitiva de campaña, orientada al lado septentrional, con pontón, algunas garitas angulares, de ladrillo, y parte del foso descubierto. De norte a sur, la fortificación es atravesada por arcos del Acueducto del Arco de la Plata.

Paños del Forte de Santo Antonio

El conjunto cuenta con una gran cisterna, apoyada en pilares de cantería, mejorada en el siglo XVII para la santidad de la guarnición militar, y que recibe las aguas pluviales, actualmente aprovechadas en los riegos de la huerta anexa.

Castelo manuelino – Quartel de Dragões

Comenzaron las obras por orden del rey D. Manuel en el año 1518, bajo diseño y dirección del maestre del Alentejo, Diogo de Arruda, que dirigió las obras hasta 1525, fecha de su finalización.

Q.Dragoes.1940
Quartel dos Dragoes. Fotografiado hacia 1940

El acuartelamiento, construido expresamente para el Regimiento de Dragones de la ciudad, que después pasaría a tener el número 5 de caballería, fue ocupado hasta noviembre de 1940 por esta unidad. Alojaba cómodamente, además de la oficialidad, 350 hombres y 250 caballos. Actualmente es sede del Regimiento de Infantería nº 16.

El edificio es de planta cuadrada rematado por cuatro imponentes torres de albañilería angularmente revestidas de pilastras de grandes lajas almohadilladas de granito. El aspecto del conjunto mantiene el sistema regular de la fortaleza a la italiana, quizá uno de los primeros tipos del género introducido en los países en los albores del quinientismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: