Fortaleza de Sagres

La “Fortaleza de Sagres”, domina la ensenada de su nombre en un gran saliente al mar, en el municipio de Vila do Bispo
Del conjunto de fortificaciones construidas en la costa sudoeste portuguesa, Sagres merece una atención especial, por su grandiosidad y escala, por su función y por la mitología que la acompaña.
La Punta de Sagres, gracias a su particular posición en el extremo de la península, tenía un enorme interés estratégico. Vigilaba la navegación entre el Atlántico y el Mediterráneo pues el cambio de régimen de vientos obligaba frecuentemente a los navíos a abrigarse en sus bahías, especialmente los que se dirigían a la costa oeste. Alexandre Massai escribió incluso que la demandaban “embarcaciones y barcos de todas partes del mundo”, desde las flotas de las Indias de Castilla a las naves de la India de Portugal e incluso galeses y armadas de todo tipo.

Sagres (3)
Panorámica de la fortaleza

“Promontorium Sacrum” y São Vicente.

Desde a Antigüedad la ensenada de Sagres sirvió de abrigo a los navegantes desde el 4.000 a.c. Sagres y San Vicente ya era tierra sagrada en la época neolítica como atestigua la concentración de menhires y construcciones megalíticas. Los antiguos griegos llamaron a esta zona Ophiussa (Tierra de serpientes). Los romanos la llamaron Promontorium Sacrum considerando que la puesta de sol era la más grande de cualquier otro lugar, donde el sol se hundía en el borde del mundo, existiendo al parecer un templo dedicado a Hércules.
A partir de la ocupación musulmana se acentúa su papel de lugar de peregrinación, a lo que sin duda contribuyó la leyenda del mártir San Vicente de Zaragoza, cuyas reliquias fueron sepultadas aquí. Su capilla de culto mozárabe, según el geógrafo Al-Idrisi, siempre estaba custodiada por cuervos; por eso se llamó la Iglesia do Corvo que atraía a numerosos peregrinos, hasta que en el siglo XII sus reliquias fueron trasladadas a Lisboa.

La fortaleza de Sagres.

El promontorio de Sagres y las villas adyacentes fueron donadas en 1443 al Infante D. Henrique (1394-1460). La villa de Sagres fue reconstruida. La fortificación del promontorio estuvo determinada por su localización y forma, aprovechando los acantilados en tres de sus cuatro lados como defensa natural.
En la mitología de Sagres se incluyó pronto la llamada “Escola de Sagres” que, según la misma, se formó en torno al Infante, recibiendo numerosos estudiosos y navegantes de diversos orígenes, que convirtieron a Sagres en la plataforma de la “Era de los Descubrimientos“. Se trata de una cuestión sometida a debate: la existencia de la Escuela de Sagres ha sido puesta en duda por numerosos historiadores que no encontraron respaldo arqueológico ni documental para ella y la consideran un mito de la historia portuguesa.
Tras la muerte el Infante en 1460 se desplazó el eje de la expansión portuguesa a Lisboa, perdiendo la población y su fortificación la importancia que tuvieron.
En 1516, ante la distancia entre la villa de Sagres y la entonces llamada Aldea do Bispo, Manuel I creó la freguesia de Sagres, que fue elevada a priorato por el obispo y el soberano ordenó edificar la iglesia matriz.
En 1573, Sebastião I de Portugal (1568-1578) ordenó adosar dos baluartes en los extremos de la muralla existente para estratégicamente optimizar el tiro cruzado

Praça de Sagres, por José de Sande Vasconcelos [1788]

Dinastia Filipina y Restauración

Durante el reinado de Felipe II de España (1556-1598), se edificó una torre central en el interior de la fortificación ligada a la puerta de entrada mediante un túnel y dotada de plataforma de artillería, aumentando la capacidad defensiva de la fortaleza.
La armada del corsario ingles Francis Drake, tras atacar Cádiz en 1587, intentó asaltar Silves en su regreso, que fue bien defendida y repelió a los atacantes. En el “British Museum” se conserva el diseño del ataque inglés a la zona de Sagres, que fue saqueada e incendiada. Sufrieron también graves daños las fortificaciones de Baleeira, Belixe y São Vicente. Este documento refleja todas las fortificaciones, evidenciando su carácter de transición de la Edad media a la arquitectura poliorcética moderna.
Tras el asalto de Drake, se hizo evidente la insuficiencia de las defensas existentes, por lo que, tras varios proyectos, se procedió a su modernización en el reinado de Felipe IV de España (1621-1665). Las obras fueron iniciadas en 1632 aprovechando trechos de las antiguas murallas y levantando baterías renacentistas. El proyecto permaneció incompleto hasta el fin de la Guerra de Restauración (1640-1668), coexistiendo las nuevas con las antiguas murallas henriquinas.
Entonces Sagres asumió su mayor importancia como plaza de guerra, convirtiéndose en centro coordinador de la línea defensiva de la costa sudoeste de la que dependían los fuertes de Baleeira, Beliche, São Vicente, Carrapateira y Arrifana.

Sagres (2)
Desde la localidad de Sagres

Los siglos XVIII y XIX.

Tras los daños del terremoto de 1755, agravados por la acción erosiva de los elementos, el estado de ruina se prolongó hasta el reinado de María I de Portugal (1777-1816). Entre 1793 y 794  fueron demolidas las antiguas murallas medievales y finalizadas las obras del nuevo trazado de acuerdo con el método Vauban bajo el proyecto del ingeniero militar José de Sande Vasconcelos. Las defensas eran más bajas y compactas para adecuarse a la artillería de la época. Se irguieron dos medios baluartes artillados bajo la invocación de Santa Bárbara y Santo António.
A lo largo del siglo XIX la alteración de la geografía política y las nuevas tácticas y armas de guerra, junto a que la propulsión mecánica hizo menos dependientes a los navíos de los vientos y por tanto de la necesidad de abrigo, restaron importancia militar a Sagres y el conjunto edificado fue degradándose

Sagres (4)
Otra panorámica

Las restauraciones del siglo XX.

El conjunto das “Torre e muralhas de Sagres / Fortaleza de Sagres” se encuentra clasificado como Monumento Nacional desde junio de 1910
A lo largo del siglo XX se han procedido a diversas restauraciones del monumento, algunas no muy felices. Como la llevada a cabo en la década de los 50, en que se descaractirizó el conjunto al intentar devolverle la configuración del final del siglo XVI, a semejanza de diseño inglés citado de 1597.
En la década de 1980, ante la degradación del conjunto y con el objetivo de adecuar la utilización del sitio a los presupuestos de la Carta de Venecia (posibilitando la acogida turística), se lanzó un concurso para la recuperación de la Fortaleza de Sagres cuyo proyecto ganador, el de João Carreira, fue bastante polémico, introduciendo en Portugal el debate sobre la reutilización de los monumentos.
Actualmente, la Fortaleza de Sagres está abierta diariamente al público. Además de poder contemplar las recuperadas estructuras anteriores al siglo XVIII, se pueden visitar diversas áreas del promontorio, existe un centro de exposiciones multimedia, tiends de artículos culturales, etc…

Características.

El espacio de la fortaleza está definido por una gran cortina amurallada. Esta muralla presenta trazado poligonal abaluartado, compuesta por una cortina que cierra el lado de tierra y un muro que se extiende por el flanco izquierdo. En sus dos extremidades se yerguen los medios baluartes de 1793, unos bajo la invocación de Santa Bárbara (patrona de Artillería) y otro de Santo António (patrón del Ejército Portugués). En medio de la cortina se abre el Portón Monumental de la plaza, en estilo neoclásico.
Estratégicamente distribuidas por el terraplén existen seis baterías vueltas hacia el mar y garitas. En el interior existen diversas edificaciones como el torreón central, los cuarteles, la torre-cisterna (probablemente henriquiana), las antiguas casas de la “correnteza“, el polvorín (probablemente de mediados de siglo XVIII) y la Casa del Gobernador

Wikipedia
La Rosa de los Vientos de Sagres (Wikipedia)

También es destacable la Rosa de los Vientos, una amplia estructura que se remonta al siglo XVI y que fue descubierta casualmente en 1921. Amén de la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, una edificación que posiblemente en 1570 vio a sustituir a la antigua ermita de Santa María erigida en 1497 por el Infante D. Henrique.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: